Nuestros vídeos

Loading...

miércoles, 21 de julio de 2010

Los hoteles no llenan ni en pleno verano.

<>
 
Aunque los acontecimientos deportivos de los últimos días hayan alegrado la semana a buena parte de los españoles, la vida sigue. Y la crisis también. Casi da apuro recordarlo, pero los negocios no arrojan tan buenos resultados como la selección española de fútbol. El sector turístico gaditano, con un equipo de primera, y que siempre ha jugado en las mejores ligas del mundo, no está atravesando su mejor momento. A estas alturas de julio aún quedan plazas en alojamientos de cuatro y tres estrellas a lo largo de toda la costa para este mismo mes.
Desde la central de reservas de los hoteles Hipotels, con cinco alojamientos de cuatro estrellas en Sancti Petri y otro en Conil, comentaron ayer que todavía era posible cerrar unas noches de hotel a finales de mes. En el hotel Fuerte Conil, por ejemplo, no había habitaciones pero desde su central se ofrecía la posibilidad de alojarse en el Fuerte Costa Luz, en el mismo recinto, durante la última semana de este mes. Cinco noches en régimen de alojamiento y desayuno cuesta unos 900 euros en estos establecimientos de cuatro estrellas. Los precios, pues, no han bajado mucho en primera línea de playa, a pesar de que se tarde en colgar el cartel de 'No rooms' este verano.
Y en Internet las ofertas siguen colgadas a estas alturas del verano. En el hotel Playa Victoria, con la arena junto a la cama (más que a pie de playa) y en plena capital, aún quedan habitaciones para estos días. En el Senator Cádiz Spa, un alojamiento de ciudad, ya en el casco histórico, también hay plazas para julio. En el resto de la provincia ocurre lo mismo o peor. En el Sercotel Monasterio San Miguel, un alojamiento emblemático en El Puerto de Santa María, se pueden encontrar habitaciones dobles por la mitad de la tarifa oficial establecida en temporada alta.
Y si el viajero se conforma con la segunda línea de playa, que en este sector, sería Jerez de la Frontera, los precios bajan a niveles increíbles. En el Prestige Palmera Plaza, un excelente alojamiento de ciudad, se puede contratar la última semana de julio por menos de 372 euros. Y volviendo al fútbol, en el mismo lugar donde se relaja la selección española, el cinco estrellas Barceló Montecastillo Resort, cuesta 422 la habitación doble. Un lujo a la mano de cualquiera que no le importe hacer un trayecto en coche de 25 minutos hasta las playas de Cádiz.
Algo similar está ocurriendo con otros tipos de alojamientos de menor categoría, aunque en la provincia éste ha sido un segmento en el que no se ha querido profundizar mucho para centrarse más en el turismo de calidad. Atrás quedaron ya los largos debates sobre la estacionalidad del destino, en los que profesionales de la empresa privada y técnicos de la Administración peleaban por atraer a viajeros en temporada baja, porque «en verano todo se vende». Ahora se considerará un buen dato si se logran las expectativas de la patronal, fijadas en torno al 76% de ocupación media.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario