Nuestros vídeos

Loading...

domingo, 6 de junio de 2010

UN SENTIMIENTO COMPARTIDO QUE NO PUEDE ACALLARSE

Un sentimiento compartido. Un sueño común. Eso es lo que que dio origen a  Salvar El Palmar hace algo menos de 6 meses. Ese intenso sentimiento que, como tú y como yo, han sentido miles y miles de personas de todos los rincones de nuestro país cuando han visitado la Playa de El Palmar y el resto de la costa de Trafalgar: “esto es maravilloso y debemos conservarlo”.

Sí. Un sentimiento, pero también una visión. Quizás conscientes de lo frágiles y vulnerables que son nuestras costas ante el poder depredador del ladrillo y la ceguera política, cuando sentimos Trafalgar, automáticamente, todos sentimos también que aquí se puede y se debe hacer algo distinto y muy especial. Porque la principal magia de Trafalgar, reside precisamente en no haber caído víctima de ese ladrillo especulador. De ese arcaico modelo de turismo que ha devorado nuestras costas durante decenios y que todavía se muestra soberbio, insensible y mandón, sin querer darse cuenta que ya es algo caduco en la conciencia de muchos, y que no responde en absoluto al deseo de los miles y miles de los turistas, visitantes y admiradores que tiene Trafalgar.


Dicen los políticos locales y autonómicos -sin sonrojarse- que no nos preocupemos, que quieren hacer los macrohoteles para generar empleo y riqueza sacando partido de esta especial singularidad que posee la Costa de Trafalgar. Son anacrónicos, cuando no hipócritas y cortos de miras. Señores políticos: si la singularidad de Trafalgar nace precisamente por mantenerse libre de megaconstrucciones, ¿no es por tanto una autentico tomadura de pelo querer construir macrohoteles para hacer disfrutar de esa singularidad?

La absoluta falta de visión estratégica en los políticos socialistas de la Junta es devastadora. No ven, o no quiere ver.


Por ese motivo, Salvar el Palmar! no sólo dice NO A LOS MACROHOTELES EN TRAFALGAR, sino que también ha elaborado sus propia propuesta en un documento síntesis que delinea la forma en que debería y debe desarrollarse Trafalgar y generar mucha más riqueza y empleo, de lo que sueñan algunos de esos políticos locales de tres al cuarto.

COSTA DE TRAFALGAR: HABITAT INTEGRADO DE TURISMO Y NATURALEZA


Esto sólo será posible si Trafalgar es declarado y considerado por la Junta de Andalucía como “Paisaje protegido”, de acuerdo a las categorías de la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza”.


La UICN lo define así:

Un área de tierra, costa o mar donde la interacción de las personas con la naturaleza a través del tiempo ha producido una área de carácter distintivo con gran valor estético, ecológico o cultural, y frecuentemente con diversidad biológica. El resguardo de la integridad de este interacción tradicional es vital para la protección, mantenimiento y evolución de esta área.

Bajo esta consideración, Salvar el Palmar ha elaborado una breve lista de las actividades turísticas que podrían desarrollarse en El Palmar, como alternativa a los macrohoteles, y centradas precisamente en la preservación de la singularidad de esta costa.

Naturalmente, es un esbozo, pues son los políticos los que deben desarrollar e implementar estos nuevos modelos, y no los ciudadanos como es este caso. Pero la ineficiencia y ceguera de nuestros dirigentes políticos nos obligan a ello.

Puntos sobre los que puede construirse un desarrollo turístico innovador para Trafalgar



• Turismo Rural/ecológico de Playa (pequeños hoteles rurales, ecológicos, de e. renovables)

• Fincas agroturísticas (Alojamiento, con opción de trabajo en la huerta)

• Convivencia con habitantes de la zona. (Turismo de inmersión en la vida de Trafalgar)

• Fomento del turismo ornitológico (observación e interpretación de la vida silvestre autóctona: flora y fauna)

• Plan de desarrollo turístico basado en los deportes acuáticos propios de la zona.

• Visitas a las comunidades y proyectos sociales que se realizan en la Janda y Trafalgar.

• Turismo de salud, desarrollo personal y alimentación saludable orgánica.

• Creación de una Denominación de Origen, que fomente a nivel internacional los elementos gastronómicos de la zona.

• Coordinación activa con los parques naturales que rodean Trafalgar.

• Participación en programas de reforestación y recuperación del sistema de dunas.

• Venta de artesanías de la zona y souvenir biodegradables.

• Recuperación de actividades artesanales en desuso (ej: cestería con hojas de palmito)

• Representaciones musicales con contenidos ambientales.

• Festival de cine ecológico.

• Exposiciones de prácticas ambientales

• Rutas de Senderismo, turismo activo y red integrada de carriles bici


TAN SOLO HACE FALTA VOLUNTAD POLÍTICA.



Lo expuesto en el punto anterior es tan sólo una síntesis, un preámbulo, un documento de partida a las cientos y cientos de ideas e iniciativas que pueden desarrollarse y aplicarse en la costa de Trafalgar.

Lo importante es que trata de ideas e iniciativas que, en conjunto, delinean claramente un modelo de desarrollo turístico, diferente, innovador y en línea con los nuevos tiempos. Vital para la protección, mantenimiento y evolución de la zona, pues su razón de ser es preservar la interacción entre la riqueza natural de Trafalgar y la idiosincracia propia de sus habitantes. Un modelo, en definitiva, fiel al espíritu de “Paisaje protegido”.


Sin embargo, los gobiernos locales que tienen potestad sobre la costa de Trafalgar, apuestan por el viejo modelo de los grandes desarrollos hoteleros. Tristemente, sus propósitos delatan una miopía política de enorme magnitud. No ven la oportunidad. No tienen la visión. No miran el largo plazo. No alcanzan a comprender que un modelo como el que aquí se esboza, es posiblemente el único que, no sólo protegería el valor diferencial de la zona, sino que además traería la riqueza, el empleo y la prosperidad que esperan y se merecen sus habitantes. Por largo tiempo. Para futuras generaciones.

La oportunidad está ahí. Sólo hace falta voluntad política para desarrollarla.

¿hasta cuando la Junta de Andalucía va a seguir ciega?

No hay comentarios:

Publicar un comentario